martes, 22 de septiembre de 2020

LA FLOTA RANETTA SE DESPIDE DEL VERANO

♫♪♫♫♪… EL final del VERANOoooO llegó y tú PARTIRAaaaS... ♪♫♪♫♪

Mejor dejo de cantar que fijo que llueve y no quiero tener problemas con la Virgen de la Cueva.

Bueno amigos, no vamos a hablar de los amores de verano como dice la canción, aunque bien merecería más de un post este tema.

Lo que sí es cierto, que el Sr. Verano ya está haciendo las maletas porque se marcha y el Sr. Otoño ha pasado por la calle de la Hoja Caída y ha comprado billete en la taquilla de las Cuatro Estaciones, para llegar dentro de unas pocas horas, hoy martes día 22 de septiembre.

Que poquito queda ya para el final del verano, pero antes de que se marche no me perdonaría el no haber hecho un pequeño homenaje a unos muy recordados juguetes con los que jugábamos en aquellos calurosos días veraniegos de nuestra infancia y también enseñaros los que tengo en mi colección, antes de guardarlos en "EL BAÚL DE HAL"

Entre mediados y finales de los años 70’s se puso de moda ir a las plazas o parques donde hubiera un estanque (en aquella época habían bastantes). Llevábamos nuestros barcos a pilas y los poníamos a navegar en aquellas fuentes… Recuerdo que las mejores embarcaciones, eran las de la marca valenciana "Ranetta" fábrica situada en Quart de Poblet, uno de sus juguetes estrella fueron los submarinos, que en mi opinión eran de lo mejorcito, iban por debajo del agua y cuando emergían, se llevaban por delante a los barcos de los otros críos que estaban allí jejejeje.

Otro de esos juguetes Ranetta que también gozó de mucho éxito, fue el tiburón, posterior al submarino, supongo que la fama le llegó por la película JAWS (Tiburón).

El submarino nuclear SA-107 (mi favorito) es uno de los iconos de mi infancia, la característica principal de este submarino era el modo de funcionamiento que tenía incorporado en la propia embarcación, este consistía en estirar de la varilla del morro hacia dentro o hacia fuera para accionar el motor o para pararlo.

También recuerdo que era un juguete propenso a dejar de funcionar con el tiempo, si no gastabas cuidado ya que finalmente terminaba por entrar agua en el compartimento de las pilas y los cables, motor y conexiones finalmente acababan oxidándose (este problema también lo tenía el tiburón).

La dirección del submarino era manual, al igual que el resto de embarcaciones, con lo que teníamos que ir girando el timón nosotros mismos antes de ponerlo en el agua para que girara a la izquierda, derecha, diera vueltas o bien siguiera una trayectoria recta.

En aquellos tiempos estos juguetes eran todo un lujo, por lo que nos convertíamos en el punto de atención de todos los amigotes.

Un apunte importante que quiero dejar ya que más de un amigo me hizo esta misma pregunta...

-¿mi submarino funciona bien, pero no sé por qué no sale a la superficie? (el submarino se sumergía y emergía de forma automática) ese problema se debe a algo muy simple, no es culpa del submarino, el problema son las pilas de hoy día que son más pesadas que las de antes, yo lo solucioné comprando las pilas en un bazar chino, una marca rara de esas que nadie conoce y pesan menos que las buenas, lo malo que también duran mucho menos que las actuales.

Continuando con el tema del "Submarino atómico SA - 107" Quiero mencionar que de ese mismo modelo, Ranetta sacó cuatro versiones (al menos que yo recuerde) uno totalmente de color gris claro, otro con un guiño a los Beatles con su "Yellow Submarine" Con ese ya podéis imaginar el color, un tercero con dos combinaciones de colores, submarino gris oscuro y la parte superior en gris claro y el cuarto lo mismo que el último que mencioné, pero el submarino era azulado oscuro y también con la parte superior gris claro, este modelo si mal no recuerdo era el que más se solía ver en aquellos estanques y el que a mí más me gustaba.

Por último también quiero mencionar que Geyper mmmm una de dos, se copió de los modelos de Ranetta, ya que sacó uno idéntico con el mismo nombre, pero el color del submarino era gris claro y la parte superior negra, o puede que llegara a algún tipo de acuerdo con Ranetta para que se los fabricara o algo por el estilo, lo que es seguro que el modelo era idéntico.

La marca valenciana Ranetta, fábrica situada en Quart de Poblet es una marca española que se especializó en fabricar sobretodo embarcaciones náuticas de juguete en aquellos sus primeros años de vida, allá por mediados de los 70's. Hoy día tocan un abanico más amplio de juegos, juguetes, vehículos para niños etc... Incluso creo que también fabrican material deportivo.











Bueno amigos, voy a pegarles el último remojón del verano a los Ranettas y hacerlos navegar un ratito en el estanque donde solía jugar con ellos cuando era niño... Aunque ahora está lleno de plantas mmmm espero que no se me encalle ninguno y tenga que entrar a rescatarlo jejejeje y después a guardarlos en el baúl. 

 


sábado, 19 de septiembre de 2020

EL PODER DE LAS LUPAS

Dedicado con todo mi cariño para Fanny y Ramón.

El pasado 24 de junio, día de San Juan, estábamos comiendo en casa de unos muy buenos amigos y a la hora de tomar el café, Martina una pequeña chicho terremoto (pero un encanto de niña) ahijada de nuestros amigos y anfitriones Fanny y Ramón, sacó de no sé donde unos folios en blanco y unos lápices para dibujar mientras los mayores teníamos tertulia, tomábamos el cafelito, el cava y comíamos la típica coca de San Juan.

Pero mi gran sorpresa llegó cuando vi que encima de la mesa junto a las hojas de papel y los lápices que trajo Martina había algo más, en cuanto lo vi se me abrieron los ojos como platos y eso que los tengo pequeños.

Una lupa... Pero para mí no era una simple lupa, no era una lupa cualquiera, ese mismo modelo aunque de diferente color... Yo también lo tuve!  Y la de diabluras que hice con ella jajajajaja sin dudarlo un momento, le pedí permiso a Fanny y a Ramón para llevármela a casa ya que tenía en mente hacer un artículo de las lupas de aquellos estuches de la "EGB" y las de kiosco al empezar las clases escolares en septiembre y quería fotografiarla junto a las que yo ya tenía, Ramón que es todo un trozo de pan me dijo "llévatela, te la regalo, es algo que no tiene valor" Aunque para mí sí que lo tenía, el valor era bien grande, un valor sentimental por aquellos recuerdos y ratos de risas que me dio aquel mismo modelo de lupa.

Le dije a Ramón que no, que se lo agradecía profundamente pero que me conformaba con que me la dejara solo para hacerle unas fotos junto a las lupas que yo tenía de kiosco y así fue...

Y hoy he aquí este pequeño y travieso retazo de mi niñez, pero este va con una dedicatoria muy pero que muy cariñosa para Ramón y muy especialmente para Fanny, que desgraciadamente nos dejó el pasado día 7 de agosto. Estoy seguro de que estará en un magnífico lugar por ser una gran mujer y también sé que podrá leer este post y alguna risa te echarás... Besos de nuestra parte Fanny, siempre vivirás en nuestros corazones y para tí Ramón ¡Muchos ánimos y mucha fuerza! 


Ahora que recientemente llegó la vuelta al cole, recuerdo que muchos traíamos material escolar nuevo y una de las cosas que más recuerdo y que me gustaban eran aquellos estuches de dos o tres pisos, eran una vacilada, tenían de todo, rotuladores, gomas, reglas, compases, lápices de colores, sacapuntas, etc...

Aunque también los había más simples, de sólo un piso, pero a dónde quiero llegar es a que casi todos, de uno o más pisos llevaban una lupa, una lupa que la verdad poco uso apropiado se le daba para mirar a través de ella, más bien algunos niños la utilizaban para otros menesteres, como instrumento incendiario y pirómano, ya sé que es un instinto un poco más asalvajado pero se podría decir que era cosa de la chavalería de la época.

Aún vienen a mi cabeza recuerdos de mi niñez, juegos y travesuras como la de localizar un hormiguero en días soleados, la primera vez que vi aquello a unos críos mayores que nosotros, lupa en mano enfocando sobre aquellos pobres insectos pensé que solo querían verlos a través de la lupa de aumento, pero al poco tiempo me percaté de lo que estaban haciendo y sus devastadores resultados, estaban quemando a las pobres hormigas enfocando y concentrando los rayos del sol sobre ellas, esa fue la primera vez que vi los terribles resultados mortíferos y piromaníacos al utilizar una lupa, filtrando los rayos de sol sobre aquellos pequeños insectos, a decir verdad jamás utilicé dicho instrumento para quemar a aquellos pobres bichitos, pero como dice el dicho...

Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra mmmm yo no podría tirar ni la primera ni segunda, ni ninguna otra piedra, no utilicé lupa para calcinar hormigas, pero la verdad que alguna de esas salvajadas también hice, como cazar una mosca y tirarla en una telaraña y ver lo contenta que Doña Tecla se ponía mientras la liaba y envolvía  en su tela de araña y seguidamente se las llevaba a su despensa, meter un petardo en un hormiguero, llenarlo de agua, por no decir de otros líquidos más internos y cálidos mmmm como los de la canción que cantaban "Los Toreros Muertos: MI AGÜITA AMARILLA..." (Esto último estando en el campo o la montaña jejejeje).


También recuerdo trazar un círculo con aquellos viejos rotuladores Carioca o con los apilables Makermoon sobre un folio, en aquellos momentos muertos de clase (que por cierto, de esos tenía unos cuantos jejejeje)  y poner una hormiga dentro de la circunferencia, era curioso ver como aquel círculo se convertía para aquel insecto en una cárcel, en una prisión con barrotes de máxima seguridad a lo Sing Sing ya que el bichito en cuestión se acercaba a la línea marcada pero no la traspasaba, hasta que no se secaba la tinta, pero una vez seca llegaba la gran fuga de Alcatraz de la pobre hormiga. 

Pero lo más curioso y mágico para mí, es algo que me enseñó mi padre en aquellos días soleados en el pueblo, en el patio de casa de mi abuela, rescatar o más bien pescar a una avispa que se había ahogado en la pila de lavar la ropa que siempre solía tener algo de agua, cogía al picoso alado ya muerto y bien ahogado y lo cubría enterrándola en la tierra, donde le diera bien el sol y aunque suena a película de terror os aseguro que la avispa resucitaba y de verdad que no es cuento, la avispa salía del montículo de tierra caliente, en plan zombi borracho y se las piraba volando haciendo eses.

Entre otras cosas cazar lagartijas, grillos ranas, renacuajos, culebrillas, saltamontes y otros bichitos, pero con estos que menciono, más que jugar a "American Psycho" prefería tenerlos como mascota y alimentarlos hasta que me durasen o hasta que me cansara de ellos y los soltara, puede que también le arrancase las alas a alguna mosca o bien las antenas a un par de gordonchas hormigas y ver como se peleaban hasta que una quedaba derrotada, ahora lo pienso y ufffff Obviamente no me siento orgulloso de aquello y no lo volvería a hacer ahora, es algo de lo que no me enorgullezco pero pienso que son cosas de esas que hacíamos los niños de antes.

Y ya cambiando de tema de los genocidios de esos indefensos y pequeños insectos, a las lupas también se les podía dar otras utilidades y esas sí que las puse en práctica, como gastarle una broma al amigote de turno que no sabía de los poderes del sol atravesando la lente...

"Ven, déjame tu brazo, te voy hacer un truco ya verás que cosquillas..." centrabas aquel rayo solar en un pequeño punto de luz en el brazo del amigo que a los pocos segundos retiraba rápidamente mientras echaba pestes por la boca mmmm ¡MAMOOOÓN!" era lo más suave que te podía decir, seguidos de unos cuantos insultos mas, acordándose de tus padres y hermanos y acabando diciendo ¡JODER COMO QUEMA! jajajajaja y te dabas cuenta del poder calorífico de aquellas lentes de aumento que llevaban los estuches - plumieres, aunque también las podías comprar sueltas en librerías, jugueterías o incluso en kioscos de la época, como las lupas de mi colección que saqué de "EL BAÚL DE HAL" Las de colores.


La lupa negra (de Fanny y Ramón) que os enseño era un clásico que llevaban los estuches de más calidad, luego estaban las más sencillas que eran de plástico transparente todas ellas de una pieza, incluso el mango.

Pues sí... A falta de pan buenas son tortas, aunque en este caso yo diría que a falta de cerillas o mechero buena es una lupa (siempre y cuando tengamos sol...) Más de uno de aquellos primeros cigarrillos que me fumé furtivamente robado del paquete de "Rex" de mi padre, me los encendí con una lupa igual a las que os enseño.

Y aparte de jugar a quemar algún que otro papelote o cartón a lo pirómano con los amigotes, para poco más utilicé aquellas lupas, pero indiscutiblemente son parte de los juegos de mi infancia, de nuestra infancia... Ahora la única lupa que utilizo, es la del buscador de Windows jejejeje.


Se dice que "Los chicos que queman hormigas con la lupa son científicos en potencia" (uffffff como se enteren Trancas y Barrancas...) Ya os comenté que eso de freír a los pobres insectos con la lupa, no era lo mío, aunque reconozco que algún petardo puse en hormigueros mmmm así que... Me parece que me quedé a medio camino entre el jorobado Igor y el Doctor Víctor Von Frankenstein.  

miércoles, 16 de septiembre de 2020

YO APRENDÍ A LEER CON LAS CARTILLAS PALÁU Y SU MÉTODO FOTOSILÁBICO. RECUERDOS DE LA EGB.

- Buenos días niños, quiero a los cartilleros en 5 minutos en mi clase y si no se saben la lección se quedarán sin patio y les pondremos unas orejas de burro.

Esas eran las primeras palabras que escuché durante algún tiempo todas las mañanas al sentarme en la clase de la Srta. Pepita, escuchadas al menos hasta que aprendí a leer jejejeje.

Quien las pronunciaba era Don Andrés, mientras hurgaba su oído con el rabito del capuchón de un boli BIC... Aquel maestro de la vieja escuela que junto a su encantadora esposa la Srta. Pepita, enseñó a muchos niños a leer y escribir, entre ellos a un servidor.

Don Andrés, era de los que pensaban que la letra con sangre entra y si te descarriabas mmmm fijo que te llevabas un zasca, colleja educativa por la retaguardia en toda la nuca y él caballero se quedaba tan pancho sin pausar la clase, mientras tú te acariciabas la parte dolorida.

Cada vez que Don Andrés, venía a buscar a los que íbamos un poco más atrasados (nos llamaba los cartilleros) uffffff nos temblaban las piernas, pero debo reconocer que en muchos casos nos lo ganábamos a pulso, que aquel severo, estricto y ¡Piiiiiiiiiiiiii! profesor nos diera clases ya que muchos pecábamos de gandulitis aguda y solo pensábamos en jugar y nada de estudiar mmmm al menos en mi caso jejejeje.

La pobre Srta. Pepita, aun teniendo mucha, muchíiiiisima paciencia con nosotros, la verdad que no nos enderezaba ni queriendo y en estos casos es cuando Don Andrés entraba en acción, en socorro de su querida y amada esposa.

Con vuestro permiso amigos,  este recuerdo se lo quiero dedicar a esa entrañable y dulce mujer a la que recuerdo con muchísimo cariño... Gracias Srta. Pepita, gracias por su paciencia, por su generosidad  y por todo lo que me enseñó... ¡Bueeeeeeno! También para usted Don Andrés, aunque los recuerdos que guardo de usted no son tan buenos jejejeje pero gracias, gracias por todo lo que me enseñó, que no fue poco.

Por esa pareja de profesores que tuve el placer y el privilegio de conocer y de aprender en sus clases,  por lo menos durante 3 o 4 años antes de que se jubilaran en aquellos ya lejanos años 70's de la EGB.

Dedicado también porque estoy seguro que la gran mayoría de nosotros tuvimos una Srta. Pepita y un Don Andrés en nuestra infancia, un Yin Yang, un poli bueno poli malo jejejeje de los que pudimos aprender muchísimas cosas ¿verdad que si...?

Bueno amigos me lié a recordar y se me olvidó lo principal... Las "CARTILLAS PALÁU" aquellas con las que muchos aprendimos a leer y que estrenábamos por estos días de septiembre al comenzar la escuela, cartillas como estas que os enseño de mi colección de "EL BAÚL DE HAL"

Durante aquellos años 60's 70's 80's del pasado Siglo XX millones de niños aprendimos a leer con aquel método ideado por Antonio Paláu Fernández, fue un revolucionario y sencillo método para que aprender a leer fuese mucho más fácil, el método fotosilábico.

Este método consiste en asociar imágenes y dibujos que los niños pueden identificar fácilmente con sílabas, consiguiendo de esta manera una permanente y mayor rapidez de aprendizaje de las palabras escritas.

Se editaron 4 números reducidos a 3 posteriormente, las famosas cartillas, con una dificultad que crecía en cada una de ellas hasta formar frases más complejas.

¡FELIZ VUELTA AL COLE!                  




Se me olvidaba, no dejéis de forrar los libros y cartillas, bien forraditos duran más y se conservan mejor, en las librerías papelerías encontrareis cubiertas universales de plástico transparente "MSO" para esos mismos menesteres y son mejor que las hojas de diario jejejeje (Los forros MSO, otro clásico de aquellos años escolares)  

 




  

sábado, 12 de septiembre de 2020

LAS HÉLICES VOLADORAS DE KIOSCO Y DE BIMBO

Este es otro de esos sencillos pero divertidos juguetes que guardo en mi colección de "EL BAÚL DE HAL".

No sabría deciros en que fechas podríamos datar este ingenioso juguete, porque de seguro que me equivocaría, lo que sí puedo deciros es que existieron muchos modelos diferentes y con diferentes mecanismos (por llamarlo de alguna manera).

Los primeros que recuerdo haber visto eran de hojalata y ya eran antiguos cuando los vi, de eso ya hace muchos, muchos años.

Una hélice traspasada por una larga varilla roscada en espiral, como si se tratara de una tuerca en su tornillo, seguidamente empujábamos la hélice desde abajo con una especie de anillo que quedaba en la parte inferior de la misma y así de este modo la hélice al desenroscarse tomaba gran velocidad al girar… Cuando llegaba al final de la varilla salía disparada, como si fuera un cohete.

Otras fueron con mecanismos de pequeños engranajes, se colocaba la hélice en el eje que sobresalía en la parte superior de un mango, donde encajaba perfectamente y por una serie como digo de engranajes interiores, pasabas algo parecido a una correa dentada, que al estirar con fuerza de ella, hacía girar al susodicho eje y aquel platillo - hélice, tomaba tal velocidad hasta el punto de salir disparada volando con gran fuerza…

Otras con un sistema parecido, pero en vez de correa dentada, eran sopladas por una boquilla, que hacia girar el eje hasta que la hélice se propulsaba hacia arriba.

Como veis había varios tipos de hélices o también llamados voladores etc... Y me dejo por nombrar otros modelos con diferentes mecanismos, pero hoy las que quiero enseñaros son estas de mi colección (mis preferidas) y que creo son de las más recordadas, gozaron de gran éxito por ser un juguete económico, una baratija de kiosco pipero que también se regalaron con algunas promociones de productos de la casa "BIMBO" Estas que os menciono y os enseño, tenían un sistema muchísimo más sencillo, pero os aseguro que estuvo entre los juguetitos favoritos de muchos de nosotros que éramos niños por aquel entonces.

Eran simples hélices, muy similares a la de una avioneta con su diseño aerodinámico, empalmadas a un palito tipo "Chupa-Chups" aunque entre ellas tenían alguna mínima diferencia, las que se compraban en los kioscos solían llevar un palito macizo de algún vivo color, en cambio recuerdo que cuando fue "BIMBO" el que saco esa promoción, al comprar un pastelito te regalaban una de aquellas magníficas hélices, pero su palito solía ser medio transparente y hueco, aunque también se le podía insertar el palito blanco de los ya mencionados "Chupa-Chups" Otra pequeña diferencia era la marca de la casa grabada en la hélice junto al logo del ositó de pan Bimbo. 

Surcó el cielo de las plazas y parques de los 60’s y posteriormente en el de los 70’s. La de horas que pasé volándolas y la verdad es que volaban pero que muy bien a pesar de lo rudimentario del sistema y la forma de lanzarlas, que no es otra que coger el palito de la hélice con las palmas de las dos manos y friccionábamos varias veces hasta que la soltábamos con energía, saliendo así disparadas, dando vueltas en el aire.

Yo tuve la suerte de tener varias de estas hélices y de otras muchas colecciones de "BIMBO" Se podría decir que era un enchufado ya que tuve dos hermanos mayores que trabajaban en una panadería y cuando llegaba Manolo el fresco del barrio (Repartidor de Bimbo jejejeje) Siempre solía dejar algunos juguetillos sueltos, de las promociones de dicha casa y así me hice con una gran y colorida colección de aquellas fantásticas hélices, de las cuales más de una acabó colgada en algún árbol, tejado o balcón, también recuerdo que al llegar los días calurosos de verano, las empalmaba a un pequeño motorcillo eléctrico de Scalextric ya previamente cableado a una pila de petaca y ¡Alaaaa, Bricolassss! Ventilador casero. La verdad que sí, se podía decir que las aprovechaba al 101% jajajajaja.








sábado, 5 de septiembre de 2020

AQUELLAS PISTOLAS DE AGUA

Este tipo de pistolas de agua de kiosco fueron de los juguetes más populares de los años 60's - 70's. Sobre todo cuando llegaban los días de calor... Todo niño tenía una de éstas, con ellas montábamos verdaderas batallas campales, terminando todos empapados de agua.

Recuerdo que entre Mayo y Junio es cuando más se empezaban a verse colgadas en los kioscos, en expositores o bolsas llenas de pistolitas fabricadas en plástico inflado de diversos colores y con el más simple de los mecanismos.

Sacábamos el pitorro agujereado de la punta del cañón y la llenábamos en el grifo o fuente más cercana del patio, una vez la teníamos cargada y preparada para la gran batalla, eso quería decir que empezábamos a dar pasó a los futuros y venideros días de calor, el verano ya estaba acercándose, menudas batallas sin cuartel formábamos en el patio del colegio o con los demás niños del barrio.

Las pistolas de agua funcionaban con el mismo principio rudimentario de un pulverizador de los antiguos, resultaba barata a la par que divertida, estos modelos de pistolas que os enseño de mi colección funcionaban simplemente llenando su depósito y presionando la pistola, apretándola y estrujándola como si de un limón se tratara, aunque en estos tiempos se han sofisticado y han evolucionado muchísimo.

Hoy día la evolución de las pistolas de agua es brutal, algunas de ellas te alcanzan más de 10 metros con el chorrito, aparte de tener grandes depósitos para la carga, en estos diseños modernos una vez se bombea la presión de aire queda acumulada en su interior, hay un agujero con una válvula que deja entrar aire pero no lo deja salir, entonces este aire comprimido empuja el agua y la hace salir con fuerza por la boquilla del cañón al apretar el gatillo.

Todos conocemos estas pistolas pero pocos conocen su origen. Históricamente, las pistolas de agua eran de metal y disponían de una pera de goma para cargar e impulsar el agua a través de un orificio a la boca del cañón.

La invención de esta inofensiva arma se atribuye al norteamericano Athan Bicos, quien ideó en 1950 un rifle hecho de metal y peras de goma que disparaba chorros a través de una boquilla, pero parece que la cosa va aun más allá... En los registros aparece un ingenio aún más antiguo: el revólver líquido, patentado en Estados Unidos en 1896. Osea que ya tienen algunos añitos, mas de los que muchos pensábamos.

Recuerdo como si fuera ayer una pequeña anécdota setentera de una de esas mojadas guerrillas escolares, aquellos días salíamos todos al patio con las pistolitas en mano o en algún bolsillo, todos corriendo dirigiéndonos hacia  los grifos del lavabo para recargar munición, era una guerra de todos contra todos.

Lo curioso y que a más de uno nos escamó es que a Legazpi (el típico niño guarrete, siempre sucio, mal peinado y descuidado, con el moco colgante en plan troll, enemigo de David el gnomo) ¿cómo podía ser que Legazpi tardara más tiempo en necesitar recargar la pistola que los demás? aquello era una ventaja que teníamos que averiguar mmmm y encima el tontorrón alardeaba de ello, eso nos mosqueó a muchos, hasta que descubrimos su secreto, de dónde sacaba su munición extra GRRRRRR...

El señorito además de llenar su pistola de agua, también llenaba su boca y he ahí de dónde sacaba disimuladamente su munición extra ¡puaaaaaj! qué asco nos dio al enterarnos o mejor dicho al pillarlo recargando disimuladamente en uno de los rincones medio ocultos del patio...

Creedme que a nosotros se nos quitó las ganas de seguir jugando con pistolitas de agua, pero a Legazpi os aseguro que se le quitaron las ganas de hacer mas guarradas, sobre todo después de la traca de collejas que le cayó encima mmmm posiblemente aquel día le matamos más de una neurona de las pocas que tenia al collejearlo y seguramente algún que otro piojo también jajajajaja.  


martes, 1 de septiembre de 2020

LAS COLECCIONES DE SEPTIEMBRE INVADEN LOS KIOSCOS

Septiembre ya está aquí en toda su gloria y dicho mes viene acompañado de un fenómeno de sobra conocido por todos nosotros, además de la vuelta al cole, septiembre es el mes por antonomasia  de las colecciones por fascículos o la de los álbumes de cromos.

Normalmente se compran los dos o tres primeros números como mucho y luego la gente se cansa de gastarse dinero ya que los fascículos cada vez son más caros y las entregas se hacen interminables.

Kiosqueros y clientes coinciden en que sólo se adquieren los primeros fascículos porque luego se sube de precio y no se mantiene el de lanzamiento.

También en estos días proliferan en los kioscos las colecciones de cromos, una clásica que nunca falla es la de los jugadores de la Liga de fútbol, aunque también existen de otros tipos.

Muchos de nosotros seguro que recordamos cuando los agentes comerciales de estas casas de coleccionables se presentaban en las horas de entradas o salidas de la escuela para regalarnos algunos sobres de cromos o algún que otro álbum vacío para engargarnos y que comenzáramos con aquellas colecciones, el cebo ya estaba echado, solo quedaba esperar, la publicidad era cosa nuestra, el boca a boca entre nosotros y seguidamente el hervidero de niños y niñas con la lista de los cromos en las manos que se iban tachando a medida que conseguíamos los ansiados cromos que nos faltaban en el álbum ¡TENGUI, TENGUI, FALTIII!

Y es que el inicio de un nuevo curso escolar era y son momentos ideales para iniciar una colección, ya que los álbumes de cromos han sido parte de muchas generaciones y todos hemos coleccionado o coleccionamos algún que otro álbum. 

Aprovecho para recomendaros una película que me gusta mucho y que tiene relación con este álbum de cromos que os enseño "VIDA Y COLOR" No podía tener otro titulo jejejeje.



No podemos olvidarnos de los pegamentos, colas, gomas o adhesivos que son junto con el papel los elementos fundamentales de un buen recortable o de uno de aquellos viejos álbumes (hoy día muchos de los cromos ya son autoadhesivos) y si me apuras a falta de pan, buenas son tortas, un vaso con un poco de agua o huevo con unas cucharaditas de harina amasada y ya teníamos la cola para enganchar los cromos, aunque con el tiempo estos mismos se desprendían y tenías que tirar del Imedio.      

El pegamento que más usé cuando era niño, tanto en las manualidades del colegio como para armar recortables o pegar cromos en un álbum, fue el Pegamento Imedio, han pasado ya muchos años pero sigo recordando muy bien su olor tan intenso.

Este adhesivo nació en el año 1935 en Calzada de Calatrava (Ciudad Real) y fue creado por Gregorio Imedio, a base de disolver celuloide con acetona.

Terminada la guerra civil, fundó en 1944 junto con su cuñado Pedro Ciudad, la empresa Productos Imedio y empezaron a fabricarlo y comercializarlo.

A pesar de los gratos recuerdos que me trae este pegamento "el Imedio" debo de decir que aunque ciertamente fue el que más utilicé, no fue mi preferido, siempre que podía escoger a la hora de comprar pegamento, elegía mi favorito el bu' qué le vamos a hacer, soy un fan desde niño del Conde Drácula jejejeje.

Aquí os enseño algunas cosillas que guardo como oro en paño dentro de la colección del "BAÚL DE HAL" Que también tienen relación con lo publicado hoy en "Yo también lo tuve! - Blog"